Clomid

El Clomid es un fármaco ampliamente usado por los gineco-obstetras y endocrinólogos de la reproducción en la inducción de ovulación y es frecuentemente la primera alternativa de un tratamiento de fertilidad. Hemos incluido varias referencias sobre el clomifeno en nuestra página.

"Uso y abuso del Clomid"

La ausencia de ovulación es una de las causas mas comunes de problemas reproductivos en parejas que de otra forma serian completamente fértiles. Una vez solucionado el problema de la falta de ovulación la fertilidad es generalmente restaurada. El Citrato de Clomifeno (Clomid o clomifeno) es la primera medicina que se usa para restaurar la ciclicidad ovárica. Con su uso generalmente se resuelven los problemas de falta de ovulación en casi el 80% de las parejas y al final casi la mitad de ellas logran embarazarse.

El Clomid se ha usado también como un medicamento para aumentar el número de folículos disponibles en un ciclo para liberar ovocitos (superovulacion), en pacientes que ovulan normalmente pero presentan problemas de fertilidad no explicados. A pesar de todos los adelantos logrados en medicina reproductiva, ultrasonidos, análisis hormonales, estuches caseros para detectar el momento de ovulación, etc..., el éxito con clomifeno no ha cambiando dramáticamente. Los porcentajes de embarazo se mantienen entre el 10-20% por ciclo. Mientras que el objetivo en una mujer normalmente fértil es liberar un solo ovocito a la hora de la ovulación (crecimiento de un solo folículo), el objetivo con la superovulacion es lograr el desarrollo de múltiples folículos.

El Clomifeno es una tableta que se toma por vía oral y funciona incrementando los niveles de la hormona folículo estimulante (FSH) que se produce al inicio del ciclo. El tratamiento con clomifeno eleva la probabilidad de un embarazo múltiple (generalmente gemelos) en cerca del 8%. A pesar de que causa el crecimiento de los folículos en el ovario no los induce a ser ovulados. Mientras que la mayoría de las mujeres producen su propia hormona que induce la ovulación (hormona luteinizante o LH), algunas no lo hacen. En este caso, posiblemente sea necesaria una inyección de la hormona Corionica Gonadotropica Humana (hCG) para inducir la liberación de los ovocitos. La hCG es muy similar en su forma de acción a la hormona luteinizante y favorece igualmente la ovulación.

Los pacientes que reciben clomifeno, a menudo también reciben una dosis de hCG para inducir la ovulación. Si el clomifeno no es efectivo, el siguiente paso podría ser la inducción de ovulación con FSH y hCG. Algunos centros podrán usar una combinación de clomifeno y FSH en grupos selectos de pacientes.

El clomid generalmente se inicia con una dosis de 50 mg (una tableta) por día empezando en los días 3, 4 o 5 del ciclo menstrual. Esta dosis se continúa por cinco días. Es muy importante observar por ultrasonido el crecimiento de los ovarios para ver si la dosis es efectiva. Si no hay efecto, la dosis puede ser incrementada a 100 o 150 mg. Si la ovulación se presenta con una dosis de clomifeno, el aumentarla podría incrementar la incidencia de efectos colaterales sin incremento en su eficacia.

El uso del clomifeno puede ser limitado por sus efectos colaterales. Por ejemplo, tiene efectos anti-estrogenicos en el cuello del útero, endometrio y ovario, lo cual ayuda a explicar la discrepancia entre ovulación y los porcentajes de concepción. También es frecuente la presencia de “bochornos” pasajeros similares a los observados en mujeres con síntomas de menopausia. Esto ocurren en aproximadamente en un 10% de las mujeres. Otros efectos incluyen cambios de estados de animo, alteraciones de la vista, nausea y entumecimiento no confortable en pechos y área pélvica. Es altamente recomendable que todso los pacientes en tratamiento con clomifeno sean observadas por un medico competente. El uso no restringido de este medicamento pone a las pacientes en peligro de embarazos de alto riesgo (triates o mas fetos) y el síndrome de hiper-estimulación ovárica.

El uso del clomifeno no siempre va acompañado de un análisis de semen. Se sabe que más del 47% de las parejas infértiles tienen un componente de infertilidad masculina y ningún tratamiento puede ser efectivo cuando no hay espermatozoides de calidad. Los endocrinólogos de la reproducción siempre deben de ordenar un análisis de semen antes de iniciar cualquier terapia en la mujer. Adicionalmente, los especialistas tienen la tendencia de utilizar un tratamiento mas elevado como el uso de ciclos estimulados con FSH junto con la inseminación intra-uterina. En general, el medico debe usar el clomifeno en no mas de tres ciclos y la paciente debe ser examinada cada mes. Los pacientes en manos de gineco-obstetras que no tienen éxito con esta terapia deben ser mandados con el especialista en endocrinología de la reproducción.

El Clomid no debe ser usado por más de seis meses. Si una paciente no se embaraza en este tiempo indica que la eficiencia del clomifeno ya ha llegado al máximo. Además, dependiendo de la edad de la paciente, podría retrasar la instauración de tratamientos mas agresivos tales como la fertilización in Vitro (FIV).

Por ultimo, hay estudios indicando que el uso de clomifeno por más de doce meses podría incrementar la probabilidad de desarrollar tumores ováricos. La seguridad y eficacia del clomifeno es optimizada bajo la supervisión de un medico especialista. El uso y abuso del clomifeno puede resultar en complicaciones innecesarias; sin embargo, cuando se usa de manera adecuada es una herramienta muy poderosa para restaurar la fertilidad.